jueves, 15 de septiembre de 2016

MYPES


MYPES

Pyme es el acrónimo de pequeña y mediana empresa. Se trata de la empresa mercantil, industrial o de otro tipo que tiene un número reducido de trabajadores y que registra ingresos moderados.

Pyme también suele escribirse como PYME y PyME. Un término relacionado es mipyme o MIPyME, el acrónimo de micro, pequeña y mediana empresa, que toma en cuenta las modalidades de empresa más reducidas, tales como las unipersonales.

La definición de pyme varía según el país. En Argentina, por ejemplo, las empresas se clasifican de acuerdo a sus ventas anuales y a su rubro (una pyme industrial puede tener un volumen de facturación que, en otro sector económico, la ubicaría entre las de mayor volumen).



En otros países, el concepto de pyme se asocia a la cantidad de empleados. Entre 1 y 10 empleados, se habla de microempresa; entre 11 y 50, de pyme. Dichas cifras, de todas maneras, pueden variar de acuerdo a la región.

Las pymes tienen necesidades específicas que deben ser atendidas por el Estado. Este tipo de empresas genera, en conjunto, grandes riquezas para cada país además de ser uno de los principales motores del empleo. Sin embargo, por sus particularidades, necesitan protección e incentivos para competir frente a las grandes corporaciones.

Las líneas de crédito con condiciones especiales, los beneficios impositivos y la consultoría sin cargo son algunos de los instrumentos que suelen ofrecerse desde el Estado a las pymes para desarrollarse.


Ventajas de las PYME:


* presentan más flexibilidad que las empresas convencionales en el sistema de producción.
permiten entablar una relación mucho más cercana con los clientes.
gracias a la mayor sencillez de su infraestructura, es más sencillo cambiar de nicho de mercado (el espacio donde se encuentran los potenciales usuarios o consumidores de un servicio o producto).
los puestos de trabajo son más amplios, menos estrictos, y los trabajadores están más abiertos al cambio.
el mayor nivel de conocimiento específico y know how, que se da gracias a la cercanía de los integrantes con el día a día de la empresa, puede convertirse en una importante ventaja con respecto a la competencia.

el tiempo que requiere la toma de decisiones estratégicas puede ser considerablemente menor, dado que los procesos de gestión resultan menos complejos.
* presentan una visión menos estricta, más enfocada en las necesidades y demandas de los clientes (siempre cambiantes) que en sus propias raíces, lo cual da lugar a importantes modificaciones a nivel estructural, adoptando las tecnologías y el personal necesario para encarar los desafíos que se presentan a cada paso.


Desventajas de las PYME:
dado que se mueven por procesos de tipo emergente, no cuentan con lineamientos específicos relacionados con su creación, sino que experimentan constantes cambios y evoluciones.
no gozan de un importante respaldo financiero, lo cual les impide embarcarse en negocios de gran envergadura.
requieren de una constante revisión de su estructura, dado que su naturaleza adaptable puede convertirse en la razón de su disolución a causa de la pérdida del control organizativo.
la mayor cercanía entre los trabajadores puede ser negativa si éstos trasladan sus problemas personales a la oficina.
suele ocurrir que no exista un control estricto de la entrada y la salida del dinero.
el reducido volumen de producción se refleja en la cuantía de los pedidos realizados a los proveedores, lo cual puede derivar en sobrecosto.
si no se realiza una campaña publicitaria efectiva y constante, la empresa puede pasar desapercibida ante los consumidores.


¿Qué es una PYME?

¿A qué se debe que los gobiernos y los políticos hablen cada vez con más frecuencia en sus discursos sobre el apoyo que sus gobiernos “darán” a las PyMes?

También los bancos, prácticamente todos, ahora tienen un departamento para el “apoyo a las pequeñas y medianas empresas”. Esto está muy bien; pero en realidad viene desde hace unos diez años.

Nadie pone en duda el papel tan determinante que tienen las pequeñas y medianas empresas. Dan empleo al 70% y 80% de la fuerza laboral y aportan entre el 25% y el 40% del Producto Interno Bruto.

Irónicamente los gobiernos, los gobernantes y los políticos, hasta los bancos le rinden pleitesía (reverencia sumisa) a las grandes multinacionales que colocan sus inmensas plantas industriales tipo “carpeta religiosa” en nuestros países para dar empleo a 3,000 trabajadores. A estas empresas se les conceden privilegios como beneficios fiscales, mejores tarifas eléctricas, concesiones para los ejecutivos que vienen de otros países, etc.

Cierto que generan empleo y atraen divisas al país, pero las pequeñas y medianas empresas siguen teniendo las mismas trabas para iniciar un nuevo negocio, para obtener financiamiento y para operar legalmente los primeros meses.

Las Pymes dan empleo a miles de personas, activan la economía, la mayoría de ellas son empresas familiares que generan riqueza para ellas y para las comunidades donde se instalan.


¿Qué es una PYME?

Una PYME es una “Pequeña Y Mediana Empresa”. Su calificación es determinada por cada gobierno de acuerdo con diferentes criterios o características distintivas tales como:

• Valor total de los activos

• Cantidad de trabajadores

• Ventas anuales en dólares

Se utiliza también el acrónimo MyPyme, en el cual se incluye también las micro-empresas; que por ciento son muy abundantes en nuestros países latinoamericanos.

Encontramos pequeñas y medianas empresas en prácticamente todas las actividades económicas: comercio, industria, servicios, negocios de restaurantes y hotelería, agricultura e incluso en actividades financieras. También hay pymes que son importadoras y exportadores.

Muchas de las grandes empresas que hoy existen, fueron alguna vez una pequeña o mediana empresa, de un solo propietario o de un grupo familiar.


¿Puedes generar riqueza siendo dueño de una Pyme?


Es cierto que las pequeñas y medianas empresas enfrentan grandes retos. Se les hace difícil tener acceso en los primeros años de operación. Deben atender todas las regulaciones que impone el gobierno a las empresa grandes. Muy pocos países tienen legislaciones que concedan beneficios fiscales a las pymes en sus primeros meses de operación, tampoco son subvencionadas, y los avales que ahora existen en algunos países para usar como colaterales en el financiamiento son difíciles de obtener.


Pero las Pymes tienen grandes oportunidades por muchas razones:

La decisiones y el control se concentra más cerca de los propietarios.
Es más, la mayoría están a cargo del negocio y se mantienen por largos años.
Las pymes pueden fabricar productos y ofrecer servicios más individualizados.
Tienen grandes oportunidades de servir de apoyo a las grandes compañías e incluso a las multinacionales, ofreciéndoles a esas empresas productos que pueden hacer a un costo y a una calidad que compite con la opción que esas empresas tendrían, si lo hicieran ellas mismas.
Las tasas de retorno sobre la inversión en las pymes son muy atractivas.
Muchas actividades se dan mejor para pequeñas empresas y medianas empresas. Es el caso de muchas actividades agrícolas, agroindustriales, hoteles regionales, restaurantes, servicios, empresa de mantenimiento industrial, etcétera.
Una pequeña y mediana empresa, puede evolucionar al ritmo que el propietario considera que tiene la capacidad. Pueden iniciar como una micro empresa, en donde trabaja el dueño y dos o tres personas, muchas veces familiares. Este negocio personal puede evolucionar a un negocio pequeño con 10 o 20 trabajadores, con vehículos, con una estructura administrativa, básica pero propia. Y esta pequeña empresa puede convertirse en una empresa mediana, que es donde se generan las mayores ganancias y los flujos de caja capaces de genera riqueza verdadera.

En sus fases iniciales es muy probable que los pequeños negocios, operen bajo el nombre del propietario o fundador. Conforme la empresa va creciendo, adquiriendo activos, contratando personal y gestionando financiamiento bancario, será necesario que pase a operar mediante una sociedad legalmente constituida que tienen personería jurídica propia. 

Existen, en todos los países, diversas figuras de este tipo, entre ellas, sociedades colectivas, sociedades en comandita, sociedades de responsabilidad limitada y sociedades anónimas, principalmente.

¿Tienes una pequeña o mediana empresa? ¿Es esta empresa una empresa familiar o una empresa de un solo propietario? Te felicito. Hay grandes oportunidades en el mundo de los negocios para crear riqueza, para ti, para tu familia y para la comunidad en donde la tienes instalada.

Esfuérzate para que lleves a grandes alturas este negocio. Persiste, focaliza tus esfuerzos, ten clara tu misión y lucha para que esa idea que has convertido en negocio, se convierta en una empresa, y que esa empresa algún día se convierta en un imperio.

Determina siempre, en dónde te encuentras, ten claro hacia dónde quieres llegar y cuenta con estrategias simples y claras para llegar a ese sitio.

Termino este artículo, con un pensamiento que menciono al terminar algunas de mis charlas:

“Hoy están naciendo los negocios, que serán grandes empresas dentro de cinco, diez o veinte años. Una de esas empresas tiene que ser la tuya.”



AUTOR:
Enrique Núñez Montenegro – Fundapymes.com


Escrito por Enrique Núñez Montenegro, es consultor de empresas, lleva 30 años asesorando y acompañando empresarios en las más diversas actividades económicas. Su misión es promover el espíritu emprendedor, entrenar, asesorar y acompañar a hombres y mujeres que han decidido ser dueños de su propio destino, de su propio negocio. 

Para recibir todos sus artículos y el Reporte Especial de Los 30 Peores Errores del Emprendedor suscribe gratuitamente en www.fundapymes.com

0 comentarios:

Publicar un comentario